1. Skip to Menu
  2. Skip to Content
  3. Skip to Footer

Las Hermanas del Niño Jesús

Las Hermanas del Niño Jesús, desde hace más de 300 años, movidas por el dinamismo del Espíritu:

  • Siguen a Cristo y le entregan su vida en total abandono.
  • Anuncian la Buena Nueva "sobre todo a los sencillos y pobres".

 

  • ARRAIGADAS EN EL MISTERIO DE LA ENCARNACIÓN, quieren participar en el crecimiento de la persona a imagen de Dios.
  • Se dedican a "INSTRUIR Y EDUCAR", "poniendo todo en obra" para ayudar a los niños, jóvenes y adultos, a formarse en el conocimiento y amor de Jesucristo.
  • La oración y el compartir fraterno en comunidades apostólicas son la fuerza de su misión en la que se unen ACCIÓN Y CONTEMPLACIÓN.


Bajo el impulso del Espíritu, quieren seguir los caminos de Jesús de:

  • HUMILDAD, fundamento que les lleva a reconocerse pequeñas ante Dios, a escoger lo pequeño y a amar a los pequeños y humildes como Jesús.
  • AMOR y ABANDONO, por el amor se proponen siempre profundizar más en la certeza de ser amadas por Dios. Por el abandono se entregan en manos de Dios con total confianza en su divina Providencia.
  • ORACIÓN, expresión de la relación de amor con Dios. Ver a Jesús en el prójimo, creado a imagen de Dios, pero también mirar y amar al prójimo como miembro del cuerpo místico.
  • Con AUDACIA Y CREATIVIDAD buscan los medios de evangelización que mejor se adapten a tiempos y lugares.
48840_36631_002.jpg

 

En su última Asamblea General las Hermanas del Niño Jesús Nicolás Barré han expresado por dónde quieren caminar hoy y se refleja en las siguientes conclusiones:

“En medio de la belleza y fragmentación de nuestro mundo, reconocemos el misterio de la revelación de Dios en la historia de la humanidad y en la energía, belleza y armonía del cosmos.
Deseamos centrarnos en Dios, que está constantemente creando y recreando todo lo que vive.
Al ir hacia el futuro, queremos responder de modo nuevo y dinámico y promover relaciones armoniosas a todos los niveles.
Arraigadas en el misterio de la Palabra hecha carne, que habitó entre nosotros “

(Jn 1, 14)

Estamos presentes en Bolivia, Camerún, Irlanda, Inglaterra, República Checa, España, Francia, Italia, Japón, Malasia, Nigeria, Perú, Singapur y Tailandia.