1. Skip to Menu
  2. Skip to Content
  3. Skip to Footer

BREVE HISTORIA DEL COLEGIO

Finales del siglo XIX. Burgos crecía hacia el oeste y, en ese ensanche, en el que domina la naturaleza y se concentran los edificios religiosos, se funda el Colegio Niño Jesús, entonces, sólo para alumnas. Fue un 14 de abril de 1896 cuando se pone la primera piedra en el Paseo de la Isla 35. Mientras el Colegio se construye, las clases, que habían empezado a impartirse el 1 de septiembre de 1891, siguen celebrándose en la Casa de Borja, ubicada en el número 5 del Paseo de los Cubos. Allí estudió la ilustre escritora María Cruz Ebro, autora de "Memorias de una burgalesa". Posteriormente sería Casa del Obispo y archivo diocesano. El Colegio recibe el nombre oficial de Saint Maur -por la ubicación de la casa madre en la calle de Saint Maur en París-, pero pronto se conocerá popularmente como las francesas.

La obra se le encarga al prestigioso arquitecto madrileño Vicente Lampérez y Romea que, en ese momento, dirigía la restauración del claustro nuevo de la Catedral. El edificio de tres plantas es una síntesis de diferentes tendencias historicistas, donde predomina el goticismo ecléctico como se puede apreciar en los arcos apuntados de la fachada del poniente y en la capilla. Pocos años después, en 1910, se construirá en la calle Aparicio y Ruiz un pabellón escolar adosado al centro.

El Colegio vive en primera persona los grandes momentos de la historia contemporánea de España.

La Segunda República (1931-1936), que seculariza la enseñanza y prohíbe la educación religiosa con la ley de Congregaciones Religiosas, llevará a las hermanas del Niño Jesús a abandonar Burgos en 1933 y regresar a París. Las llaves quedarán en manos de las religiosas de Jesús María.

Durante la Guerra Civil (1936-1939), el centro tiene una doble función. Continúa siendo Colegio y residencia de las religiosas de Jesús María; pero también se convierte en Cuartel General, dada su proximidad al Palacio de los Muguiro, residencia del General Franco durante la contienda.

En 1953, las hermanas del Niño Jesús regresan a Burgos y se instalan en un piso sencillo del Paseo de los Vadillos 57, porque no será hasta mayo de 1956 cuando las religiosas de Jesús María dejen completamente libre el edificio a sus propietarias. 

Poco después, en 1958, el Colegio crece al adquirir el edificio del Banco de España, situado junto al centro. Se trata de una construcción de 1898, obra del arquitecto madrileño Eduardo de Adaro y, también, mezcla de estilos ( neorrenacentista, en su fachada, y modernista, en su interior). Allí se ubicará el internado. A partir de 1965, este edificio combinará la guardería de las alumnas más pequeñas con las clases de Bachillerato y Secretariado. 

Los setenta también son una década importante para el centro, en especial, la etapa de la Transición (1975-1978). Por un lado, la Ley de Educación de 1970 hará que el Colegio empiece a recibir subvenciones estatales, lo que incrementa el número de alumnas. Por otro, el año 1977 marca un doble hito: se empieza a impartir Bachillerato en régimen de cooperativa de padres de alumnos (novedad en Burgos) y la Educación General Básica (EGB) pasa a ser mixta. 

El curso 1980-81 arranca con otro aspecto novedoso: un seglar, Carlos Galaz, asume la dirección general del Colegio.

Hoy en día, el Colegio Niño Jesús, que ha formado a miles de alumnos en sus 122 años de historia, cuenta con clases de Educación Infantil, Primaria, Secundaria y Bachillerato. Teniendo siempre presente el lema que impulsó su fundador, el Padre Nicolás Barré, Sencillo en la virtud, fuerte en el deber, alienta el crecimiento del alumno como persona, en su dimensión humana y trascendente, en todos los niveles educativos antes de llegar a la Universidad.

 Bienvenidos al colegio.