1. Skip to Menu
  2. Skip to Content
  3. Skip to Footer

Rasgos del Ideario

Destaquemos algunos rasgos de la pedagogía de Nicolás Barré, impregnada de espiritualidad:

  • Necesidad de hacer crecer a cada uno según su propia forma de ser fue uno de los retos que vivió permanentemente. Su mirada contemplativa le llevó a descubrir en toda persona humana “su capacidad de Dios” y a desear colaborar en “el crecimiento del hombre a imagen de Dios”. Cada persona está llamada a realizar, en ella, esta imagen de Dios de manera única e irrepetible.
  • Para Nicolás Barré estar al servicio de este crecimiento es la más maravillosa de las vocaciones: “Dilatad vuestros corazones con una santa alegría considerando vuestra dicha y la excelencia de vuestra vocación”. El servicio al crecimiento de la persona es fuerza transformadora de cada uno y de la sociedad, fuerza que es comunión con la fuerza transformadora del Espíritu de Dios, de la que Nicolás Barré fue testigo permanente a lo largo de toda su existencia.
  • El objetivo de su vida y de su misión fue “tender únicamente a formar copias de Jesucristo y hacerlas semejantes al original”. Es consciente que este crecimiento es obra del Espíritu de ahí que tanto él como sus maestras están llamados a actuar con un total desinterés y confianza absoluta en Dios.
  • Nicolás Barré está fuertemente ligado a la corriente de la educación popular de su siglo. Dos serán los grandes ejes que darán consistencia, fiabilidad y dimensión universal a su obra: la profesionalidad y una fuerte espiritualidad centrada en Jesús. Otra línea maestra de nuestro gran pedagogo es pedir al educador que se esfuerce por hacer de los niños y jóvenes los protagonistas de su propia educación. Es un educador exigente. Tiene la capacidad de convertir las dificultades en verdaderas oportunidades al servicio de la persona.
  • Sabe por experiencia y así lo transmite a sus seguidoras y seguidores que lo que puede vencer al mal es el amor, la llamada al gozo de las bienaventuranzas, el sí a la verdadera felicidad y así dice “El amor hace crecer más que el temor”. Este amor se enraíza en una confianza absoluta en Dios y en un total Abandono en sus manos.
  • Toda la pedagogía de Nicolás Barré está impregnada de la contemplación del Misterio de la Encarnación y su realización del hoy y aquí, por eso su pedagogía se basa en el amor, el amor al niño pobre y abandonado en el que él ve “doblemente a Jesucristo” .
  • Nicolás Barré contemplando la grandeza y riqueza de los edificios religiosos de su tiempo expresa con el siguiente pensamiento toda la mística de su pedagogía: “Instruir y educar es mucho más importante que construir catedrales”.